II 
Como un ciervo va hacia el agua
voy hacia la noche,
sin otra luz
que la de la página.

octubre de 2009
(tarde)

III
GOLEM
Una voz oscura
—de milonga—

que vagó en los anocheceres
(esas horas durante las cuales
el mundo no es plenamente
y los hombres son indescifrables
como Dios);

una voz indigna de recuerdo,
como mi nombre,

repite una palabra
como si fuese un rezo.

Con ella mueve mis ojos
en la vasta ciudad;
con ella dará muerte
a este corazón sin rostro.
 

Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.