HALLEY, 1986 

Nos despertó mi padre aquella madrugada.
Marzo había pintado con polvo los alelíes del patio.

Quería que viésemos el cometa que nunca más
atravesaría aquel cielo.

Distante, amarillo, insondable esplendió en la noche,
igual que nuestra infancia en aquel verano.

La vida, como entonces, es esto,
un hombre que regala un misterio.



CHARLIE MUSSELWHITE
(Christo Redemptor)

El sur amarillo, los brumosos
sótanos donde nace cada nota,
el alcohol donde nada el hielo
del pasado; todo va, trémulo
y sostenido, en las notas del blues.

El algodón de los clanes, la verde,
violenta orilla del Mississippi,
las barras y las estrellas;

todo va, oscuro y doliente,
en las notas del blues, en la canción

que toca siempre, esa plegaria 
dedicada a un Cristo
              tan lejano
como los días de la infancia
y de la muerte. 


ZITARROSA

Esta noche, larga,
amarilla en las habitaciones de insomnio,
la milonga en tu guitarra
ahonda y enturbia el paisaje.
Nunca tus manos quisieron a otra mujer,
tan ajena y por eso tan tuya,
como las palabras.
Por ella, todavía, cada vez
que viajas al cerro,
te busca, implacable, la muerte.

Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.